El derecho a la recreación como proceso integral del desarrollo del niño y la niña

By noviembre 27, 2017Noticias, Uncategorized
IMG_2040_preview

Por:  Mariela Delgado/Facilitadora Recreativa y de Protección Infantil

Aldea Infantil de Santa Ana.

La exploración del mundo y  el proceso integral del niño se valida con su derecho a la recreación. La construcción del aprendizaje mediante la aventura concreta lúdica y creativa es lo que favorece el desarrollo integral del niño o la niña durante las diversas etapas de su vida.

Cuando validamos el derecho a la recreación de los niños y las niñas, les estimulamos su exploración concreta con el mundo, personas, animales, objetivos, con los hechos y sus sentimientos.

El derecho a la recreación desarrolla la imaginación y la creatividad de los niños y las niñas, es a través de este desarrollo que el niño construye su aprendizaje, su subjetividad, conoce el mundo, se relaciona con sus pares, experimenta procesos placenteros o se da la oportunidad de descubrir que no lo es tanto, desarrolla hábitos, destrezas, fortalece su área motriz, ya sea gruesa o fina y estimula sus competencias durante todas las etapas de su vida.

El derecho a la recreación no sólo se debe de validar como derecho fundamental en el proceso integral del niño o la  niña, su alcance es mayor, responde a la necesidad que tiene todo niño o niña en realizarlo, ya que el juego, además de divertir, es una fuente de aprendizaje y de desarrollo físico y mental.

El derecho al juego cada día es menos en nuestra infancia actual, factores como la pobreza, las guerras y los conflictos armados, el trabajo infantil, la explotación, los abusos de todo tipo, el sedentarismo, la televisión de mala calidad y no supervisada, los videojuegos, la carga académica y co curricular, la excesiva competitividad, entre otros,  limitan los beneficios de ese espacio de ocio, diversión y libertad que es el juego.

El derecho a jugar equivale al derecho a la infancia. Impedirle jugar a un niño o una niña es robarle su infancia y por ende anticipar la vida adulta. Sin el juego se queman etapas de infancia que dejan vacios los cuales más tarde se manifestarán como bases inestables en la personalidad del futuro adolescente y consecuentemente adulto.

La recreación, el descanso y el esparcimiento como derechos de los niños y las niñas, se les debe de reconocer e interiorizar  como expresiones de comunicación, procesos de aprendizaje y conocimiento, necesarias para el desarrollo integral de los niños y las niñas.

Los espacios de recreación de los niños y las niñas deben de responder a sus necesidades, intereses y fortalecimiento de competencias.  Como proceso integral se debe de garantizar a través del juego la construcción del aprendizaje o la mediación en la atención a las necesidades individuales de los niños y las niñas.

Los adultos, formadores, maestros, profesionales que laboren para y por la niñez costarricense debemos resignificar y revalorizar el espacio lúdico, donde los niños puedan cultivar y expresarse creativamente para no perder nunca esa instancia inagotable de la infancia que brinda el juego, respetando sus necesidades individuales, sus intereses, procesos de aprendizaje y sobre todo sus competencias.

En Aldeas Infantiles SOS creemos en la recreación como parte fundamental en el desarrollo de los niños y niñas.