Islandia visita nuestra Aldea de Tres Ríos

By agosto 1, 2016Donantes, Noticias
Padrinazgo

Una vez más el programa de padrinazgo permitió un intercambio cultural sumamente valioso ya que el 11 de Julio Erin vino desde Islandia representando a su madre, quien desde hace unos meses patrocina a David, un niño de cuatro años que vive con sus dos hermanos mayores en nuestra Aldea Infantil de Tres Ríos.

Erin vino acompañada de su hijo y su esposo Carlos, quien casualmente es costarricense y al cual conoció durante su primera visita a Costa Rica en 1995. Ellos disfrutan haciendo la aclaración de cómo la casualidad fue la que determinó que la madre de Erin sea madrina de un niño acá en Costa Rica, ya que antes de eso fue madrina durante muchos años, de un niño en Perú que ya alcanzó su mayoría de edad. Es por esto que la oficina de padrinazgo le ofreció la opción de ser madrina de David aquí en Costa Rica.

Al llegar a la casa donde vive David con sus hermanos, lo encontraron sentado en la mesa pintando con sus lápices de color pues es una de sus actividades favoritas. La familia islandesa se fue acercando poco a poco hasta donde se encontraba el pequeño artista, quien naturalmente se mostraba algo tímido ante la visita.

Después de interactuar un poco con David, llegaron Daniela, su hermana de 12 años y Dylan de 9 años, con los cuales la familia pudo conversar sin problema ya que tanto Erin como Carlos y su hijo, hablan español de forma fluida.

Carlos sacó su celular para mostrarles dónde está ubicado Islandia en el mundo, con el fin de que los tres hermanos se hicieran una idea de dónde venían. Esto hizo que el pequeño David fuera perdiendo timidez, pues él y sus hermanos disfrutaban mucho las imágenes y las historias que contaban los visitantes quienes no perdieron la oportunidad de compartirles unas fotos que tenían de la bellísima Aurora Boreal. En la mirada de asombro de Daniela y Dylan se podía observar cómo estas fotos de bellezas naturales, o de detalles tan cotidianos como la nieve,  iban ampliando las posibilidades en sus mentes y la noción de que hay otros mundos posibles dentro de este mismo mundo. Sus cabezas se iban llenando de nuevas preguntas que transmitían con mucha curiosidad a los visitantes mientras ya compartían, todos en confianza, el sillón de la casa.

Erin dijo: “Estamos muy contentos de haber conocido no sólo a David sino también de poder compartir con sus hermanos. Conocerlos en persona fue una experiencia que nos marcó mucho y sabemos que Aldeas Infantiles SOS también le abre el futuro a los chicos.”

Por su parte Carlos agregó: “por ejemplo con el primer chico que apoyó mi suegra y que era de Perú, fue muy bonito descubrir que ya con 18 años sacó un técnico en mecánica y siguió estudiando para ser un profesional, de hecho pudimos ver la foto de cuando se graduó y fue muy emocionante. Me pone muy contento, saber que aquí los motivan a hacer cosas que les hacen bien y a que estudien en las mejores instituciones posibles; pero sobre todo, lo que más me gustó fue ver a David manteniendo el vínculo biológico y psicológico de sus hermanos mayores que se ve que lo cuidan mucho.”

Finalmente la familia se despidió con un fuerte abrazo de David, Dylan y Daniela quienes de ahora en adelante saben que hay un lugar llamado Islandia que está lleno de paisajes increíbles y que es además el hogar de una familia que piensa en ellos tres con mucho cariño.

Redacción: Daniel Peraza